Egoísmo. Cuento Zen

El primer ministro de la dinastía Tang era un héroe nacional por su éxito como estadista y  líder militar. Pero a pesar de su fama, poder, y riqueza, se consideraba así mismo como un humilde y devoto budista. Visitaba a menudo a su maestro preferido de Zen para estudiar bajo su instrucción, y parecían llevarse muy bien. El hecho de que era primer ministro no tenia, aparentemente, ningún efecto en su relación, la cual parecía ser simplemente una de un reverendo maestro y respetuoso estudiante.

Un día, durante su usual visita, el primer ministro le preguntó al maestro, “su reverencia, según el Budismo ¿Qué es el egoísmo?.

La cara del maestro se puso roja, y en un tono de v o z m uy condescendiente e  insultante, increpó a modo de respuesta, “¿¡qué clase de pregunta estúpida es ésa!?.

Esta imprevista respuesta conmocionó tanto al primer ministro que llegó a fruncir el ceño y a enfadarse. Entonces el m aestro de Zen sonrió y dijo, “esto Su excelencia, es egoísmo”.

Publicado en “NADA SAGRADO” Textos Zen



About these ads
Esta entrada fue publicada en Cuentos Zen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s